Novedades SGD

  • IV Congreso de Economía Feminista
  • Igualdad de género: base del reparto del trabajo para otro modelo de sociedad
  • VII Edición concurso de Cortometrajes por la Igualdad
  • Como trabajar la Economía de los cuidados en la cooperación para el desarrollo
  • ¿Más Europa? Mejor más Democracia
  • La desnudez como denuncia ¿Qué ves cuando las ves?
  • 19 de marzo: día del padre igualitario
  • El feminismo en mi vida. Por Marcela Lagarde
  • Igualdad de Género para otro modelo de sociedad
  • ¿Cómo afecta la crisis y las politicas de austeridad a los derechos de las mujeres y a la igualdad?
  • denuncia.gif
    DENUNCIA

    La misoginia institucional expulsa a ONU Mujeres de España

    En plan exabrupto, el gobierno de España sostiene que ONU Mujeres es innecesaria en España que ningún paía de la UE tiene una oficina de este organismo internacional y que no hay motivos para que la ONU se gaste dineros en mantener una oficina física aquí; que prefieren enviar un enlace a New York y que hable directamente con la sede central. Hay que decir que la oficina –entre tres y cinco personas empleadas con cargo a Naciones Unidas- no costaba un duro a las arcas españolas; supongo que ya estarán pensando en alguien a quien colocar en New York.

    Esta decisión simboliza un movimiento institucional más desde el gran desprecio de este gobierno hacia la igualdad de género y hacia las estrategias y mecanismos aprobados a nivel internacional para avanzar de manera más efectiva en la mejora de condiciones de vida y posiciales sociales de las mujeres. Justo el mismo año en que se constata el retroceso de España en 14 puestos en el Indice Global de Igualdad de Genero que elabora el Foro Económico Mundial .

    Queridas amigas y amigos,

    Tras cinco años de funcionamiento de la oficina de ONU Mujeres en España (antes Oficina de UNIFEM) os comunicamos el cierre de nuestras operaciones.

    En la actual coyuntura económica, el Gobierno de España ha revisado el Acuerdo Estratégico con ONU Mujeres y ha decidido que por ahora lo mejor para su colaboración con ONU Mujeres es comunicarse directamente con la sede en Nueva York. Por lo tanto ONU Mujeres está cerrando su oficina de enlace en Madrid, y espera seguir manteniendo una buena colaboración con España.

    Recibid de parte del equipo de la oficina de ONU Mujeres en España nuestra expresión de agradecimiento por toda la colaboración que nos habéis brindado, por vuestros mensajes de apoyo a nuestro mandato y a los objetivos en favor de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres a nivel global.

    Ha sido un gran placer haber tenido la oportunidad de poder estar en contacto a través de este canal con todas y todos vosotros.

    Con cordiales y muy afectuosos saludos.

    Leer más

    sgd || 18 12 2012 - 02:49

    debate.gif
    DEBATE

    La desnudez como denuncia ¿Qué ves cuando las ves?

    Cuando la desnudez es el medio de protesta y el cuerpo femenino el soporte de la misma, el debate está servido. El recurso de ‘tetas fuera’ utilizado por las activistas de FEMEN en sus protestas performativas resulta eficaz en cuanto al alcance mediático, ahora bien, es precisamente la cosificación del cuerpo femenino lo que atrae la atención mediática. Y eso es precisamente lo que genera dudas. ¿Qué hay más allá de la provocación en sí misma? ¿Dejará poso suficiente la denuncia realizada contra el patriarcado como para poder ir transformando las conciencias y realidades? ¿Es esta una estrategia de desobediencia feminista replicable o va a resultar que le hacemos el juego al estatus quo patriarcal?

    El debate está sobre la mesa; y Luciana Peker escribe sobre ello.

    Las activistas de Femen , la organización feminista internacional que nació en Ucrania, volvieron a poner las tetas en la plaza San Pedro apenas comenzado el cónclave para elegir al nuevo Papa. Ya lo habían hecho durante el último Angelus de Benedicto XVI y en otras capitales del mundo usando su cuerpo desnudo para denunciar los abusos de Berlusconi o la trata de mujeres que favorece el mundial de fútbol. ¿Apropiación del cuerpo o simple uso de las “herramientas del amo”?, ¿visibilidad o banalidad de la propuesta? El debate está servido.

    Leer más

    sgd || 24 03 2013 - 07:59


    CONVOCATORIAS

    IV Congreso de Economía Feminista

    Ya está en marcha la convocatoria para el IV Congreso de Economía Feminista que se celebrará en Carmona (Sevilla) los días 3, 4 y 5 de Octubre de 2013.

    El congreso abordará todos aquellos temas de relevancia para la economía feminista, aunque el análisis feminista de la crisis y la vinculación de las mujeres con un bien común tan esencial como el agua serán objeto de especial interés.

    La actual crisis económica ha hecho emerger con claridad algo en lo que la economía feminista ha sido pionera: la crítica a la economía ortodoxa y el fundamentalismo de mercado que ha dominado estas últimas décadas el mundo académico y los centros de poder económico y político. Por ello, la economía feminista está en disposición de contribuir decisivamente a generar alternativas al modelo económico y político que ha entrado en crisis, pero que en su catarsis parece estar saliendo reforzado.

    El compromiso y acción social que siempre ha caracterizado a las y los economistas feministas nos debe ayudar en este empeño. Por ello, este IV Congreso de Economía Feminista está diseñado para tal fin, abordando tres aspectos esenciales del compromiso que el conocimiento y la difusión científica deben tener con la innovación y el bienestar social: la investigación, la formación y el debate político/acción social.

    Leer más

    sgd || 3 04 2013 - 07:39


    Masculinidad, palabras, estereotipos

    Por Francisco Javier Gallardo Linares

    La masculinidad pudiera ser un estereotipo, como otro cualquiera. Creencias sobre características de los hombres, dadas por ciertas de antemano, a las que podemos o no parecernos.

    Ser fuerte, valeroso, recio, violento. Pasional sexualmente. Sin miedo alguno ni
    necesidades emocionales. Alguien práctico que no atiende a los detalles y nunca baja la guardia. Con una expresión corporal tensa, agresiva y una mirada fría. No necesita que nadie le explique nada. Sus ocupaciones son producir trabajando duro para mantener a los suyos y saber de mecánica o bricolaje.

    Pero no nos engañemos, no es sólo un estereotipo más. Lamentablemente, la masculinidad ocurre como una retorcida forma de control sobre las personas: todo pudiera ser más fácil siendo varón y masculino.

    Semejante método de control social necesita un opuesto, un ser complementario (lo femenino). Alguien débil y pasivo que necesita protección y expresar sus emociones: un objeto de deseo. No tan interesada en el sexo por sexo, sino con miedos y necesidades de todo tipo. Atiende a los detalles, por lo que su mirada dulce y empática no podría enfrentarse a la dureza del mundo: mejor quedarse en casa y cuidar para ser respaldada.

    Así, masculino y femenino se atraerían, serían complementarios el uno del otro.
    Las supuestas cualidades positivas y negativas de ambos permiten mantener la situación social sin cambio alguno: por ejemplo, creer en la valentía y fortaleza del hombre permite el sacrificio de sus necesidades y su monopolio de la vida social/política; creer en la emotividad y calidez femenina permite “encerrarla en un lugar seguro” cuidando de los descendientes y situarla a la sombra de un varón.

    Aceptar otras posibilidades pondría en peligro el control de unos sobre otros.
    Es decir, poner en peligro que muchos hombres tengan más poder que muchas mujeres, así como que muchos heterosexuales tengan más poder que muchos homosexuales. Todas las diferencias sexuales son reducidas cuando hablamos de ser femenino o masculino. En consecuencia, no son sólo creencias: son valores, ideología y dominación a través de las ideas y la política.

    Por si no ha quedado claro, estas ideas de masculinidad desprecian el hecho homoerótico. Que dos personas del mismo sexo sientan deseo y sean complementarias entre sí pone en peligro el control social descrito antes. ¿Por qué si no resulta tan difícil para una persona abiertamente homosexual acceder a un cargo político? De muy sutiles formas el dinero, los cargos políticos, el poder asociado a la religión… suelen ser favorecidos para los varones que se ajusten a determinadas ideas rígidas de masculinidad.

    En 1975 una antropóloga, Gayle Rubin, desarrolló una idea que nos ha permitido tomar consciencia, el “sistema sexo/género”: la sociedad transforma la sexualidad biológica en actividad humana. En este sentido, las mujeres tienen el privilegio biológico de dar a luz, pero la biología no las encierra en casa como amas de casa. De ahí tanta lucha feminista en las últimas décadas.

    ¿Y qué pasa con nosotros? los gays traicionamos tales ideas. Según esos valores, pudiéramos como varones someter a las mujeres, pero preferimos relacionarnos con igual, no estamos interesados en tal cosa. Lesbianas, peor aún, rechazan someterse sin necesidad de varón alguno.

    Repito, “la sociedad transforma la sexualidad biológica en actividad humana”.

    Así, la conducta sexual entre dos varones es convertida en un producto cultural, en una actividad que no está al margen de la sociedad donde se vive. Hasta aquí y con lo cual, ¿qué posibilidades tiene un varón gay?

    Por un lado, con el estereotipo masculino, ¿cultivar su fuerza y violencia contra quién? Quizás, tragarse los propios miedos y necesidades hasta atragantarse, sin buscar ayuda ni explicaciones. Siempre quedaría al menos la pasión sexual hacia su objeto de deseo, ser alguien práctico que hace lo más fácil. Sin embargo, recuérdese la alta tasa de suicidios cuando tanta homofobia es interiorizada.

    Por otro lado, con el estereotipo femenino, ser emocional y diplomático; mantenerse con miedos y necesidades de todo tipo.

    Con certeza, ninguno de los dos nos corresponde, debemos construir nuestro propio género. Cada uno de nosotros pudiera necesitar deshacerse de tales ideas para entenderse a sí mismo.

    Aparece por tanto algo positivo entre tanta precariedad: los homosexuales, al ser expulsados de tan rígidos estereotipos, podemos ser libres. Gracias al punto de vista en el que vivimos, se nos hace más accesible desarrollarnos por encima de tales ideas. Ser valeroso aceptando nuestros miedos y necesidades; ser prácticos sin olvidar los detalles; cuidar de nosotros mismos.

    No hablo de ser femenino. Según investigaciones con cuestionario, tanto hombres como mujeres que puntúan alto en feminidad tienen una autoestima más baja. Hablo de estar por encima de ser masculino o femenino. Cada vez más personas reniegan de estos roles. Pero alguien que sólo entiende de ser hombre o mujer, de ser masculino o femenino, tan sólo será capaz de ver pluma.

    Pensad en una mujer transexual masculina y lesbiana. Se nos hace difícil visualizarlo, ¿verdad?: eso es género; palabras y estereotipos.

    ¿Existe algo masculino y único en el hombre? Es difícil responder cuando sólo tenemos datos de nuestra cultura, cómo pudiéramos diferenciarlo de la educación. Estas ideas de masculinidad cambian con el tiempo y muchas creencias/ideas son difíciles de traducir de una cultura a otra. Quizás os interese saber que no existe ninguna característica que todas las culturas hayan juzgado masculinas. En este sentido, no me refiero a reconocer que la mayoría de hombres puedan desarrollar más fuerza física que la mayoría de mujeres, sino que una cultura considere que una mujer fuerte sea menos femenina.

    Por ejemplo, hablemos de algunas culturas donde sus creencias de masculinidad son difíciles de encajar con nuestra cultura.

    Quizás hayáis escuchado hablar de los “andróginos” de la mitología clásica, que nos cuenta Platón en su obra El Banquete. Eran seres muy perfectos de cuatro brazos y cuatro piernas, mitad hombre y mitad mujer, a los que Zeus separó como castigo; desde entonces las dos mitades se buscan entre sí, “buscan su alma gemela”. Pero quizás no te hayan contado que también había andróginos de cuatro brazos y cuatro piernas, con dos mitades de hombre; incluso un tercer tipo de andróginos con dos mitades de mujer. Así, en los valores de la mitología clásica, había hombres que buscaban en otros hombres su ser complementario, por obra de la naturaleza. Creían los griegos antiguos que los varones masculinos se sentían atraídos hacia la belleza. La juventud era bella y, por tanto, lo masculino pudiera sentir atracción hacia chicos y chicas jóvenes.

    Os sorprenderá saber que en una cultura de Wogeo, en una isla de Nueva Guinea, los adolescentes varones son animados por sus adultos a tener una relación homoerótica con adolescentes de su misma edad. Éstos se dan muestras públicas de afecto que no son permitidas al resto de relaciones eróticas. Se masturban mutuamente y tendrán por encargo cada uno buscarle esposa al otro, lo cual no requerirá terminar con su erótica amistad. Hasta entonces las relaciones cóitales o con mujeres son aplazadas. En muchas culturas del este creen que la capacidad sexual es limitada, como si el semen fuese un líquido vital que pudiera agotarse y consumir al varón por ello.
    Nos llama la atención un par más de estas culturas, los etoro de Papúa Nueva Guinea y una en Sambia, quienes enseñan a adolescentes que para alcanzar la masculinidad adulta deben antes en su adolescencia “beber masculinidad” (podéis haceros una idea). No justificamos tal cosa: sencillamente, si algo queda claro es que la homosexualidad no es menos masculina, depende sólo del momento y lugar cultural desde donde se mire.

    Más lejos, lo mismo pudiera decirse de cualquier otra característica de la masculinidad, es una ilusión. Por tanto, puede afirmarse que existen muchas masculinidades.

    Finalmente, tener pluma no es vergonzoso y puede ser cuestión de orgullo (o, al menos, no es menos digno que ser masculino). Como dicen, “si tu pluma les molesta… clávasela”.

    Mejor relajarse y ser uno mismo.

    Leer más

    sgd | 01/02/2012 | |

    Bookmark and Share


    Se han desactivado los comentarios a este artículo.