Comunicado final: Asamblea del VI Congreso de Economía Feminista, 2019

El VI Congreso de Economía Feminista: Paradigma feminista y transiciones justas con la vida, que ha tenido lugar en Valencia del 5 al 7 de Septiembre, finalizó con la proclamación de un comunicado final salido de la Asamblea del VI Congreso de Economía Feminista.

Durante tres días, más de 300 personas, mayoritariamente mujeres, hemos compartido saberes, reflexiones, investigaciones y prácticas en torno a 6 áreas temáticas de especial relevancia para repensar cómo transitar, de una manera justa y sostenible, hacia otro modelo de sociedad: 1) cuidados; 2) des-montando el neoliberalismo; 3) ecofeminismo y emergencia ante el cambio climático; 4) políticas públicas; 5) presupuestos con enfoque de género; 6) resistencias feministas y estrategias de cambio. A través de 13 paneles temáticos, distribuidos en 6 bloques de sesiones que discurrieron de forma simultánea los contenidos han ido fluyendo desde la diversidad de vindicaciones y demandas feministas que han representado los 105 trabajos y propuestas presentadas para provocar un cambio de modelo de sociedad como alternativa al fundamentalismo de mercado que sigue contaminando el mundo académico y los centros de poder económico y político.

En esta sexta edición hemos evidenciado la necesidad de que la economía feminista se articule como eje de las transiciones económicas a impulsar para el cambio de modelo de sociedad; ni cualquier transición, ni cualquier cambio, abordamos la urgencia del cambio de paradigma, hacia el paradigma feminista de la economía y de la vida.

Ha sido un gustazo coordinar esta sexta edición desde la Cátedra de Economía Feminista de la Universitat de València; la próxima cita está ya fijada para dentro de dos años, en julio de 2021 nos reencontraremos en Bilbao en la que será la VII edición de este congreso estatal, que es ya una referencia indiscutible en la economía crítica y feminista.

Relatorías_VI-Economía-Feminista-2019

Relatorías_VI-Economía-Feminista-2019

COMUNICADO FINAL DE LA ASAMBLEA DEL VI CONGRESO DE ECONOMÍA FEMINISTA, 2019.

Las mujeres y feministas reunidas en el VI Congreso Estatal de Economía Feminista, en València, denunciamos que vivimos un momento de contra-reacción y rearticulación violenta del capitalismo patriarcal colonialista a nivel global.

Los temas y propuestas que hemos debatido a lo largo de estos tres días son asuntos sociales para afrontar transiciones que sean justas con la vida.

El NEOLIBERALISMO no es solo un modelo socioeconómico privatizador, desregulador y mercantilizador, sino también una maquinaria que produce subjetividades individualizadas, competitivas y despolitizadas. Ambas dimensiones impiden la apuesta por una situación vital que parta del reconocimiento de nuestra vulnerabilidad e interdependencia.

Las feministas estamos apostando por economías otras que sean radicalmente transformadoras del mundo que habitamos y de nosotras mismas. Estamos ensayando modos para asegurar que sean feministas y que estemos todas. Cambiamos modos de hacer, sentir y conocer. Con todo lo recorrido tenemos mucho que enseñar, porque nadie tiene ‘la receta’; entre todas construimos el camino.

Desde los ECOFEMINISMOS sentimos la necesidad de que instituciones colectivas y personas individuales abordemos -desde las respectivas responsabilidades- las necesidades humanas insertadas en la realidad de un planeta con límites físicos, por un lado, y desde la certeza de estar encarnadas en cuerpos vulnerables que necesitan ser cuidados, por otro, por otras.

Queremos abrir una vía para explorar las sinergias entre la soberanía alimentaria y la economía feminista incluyendo análisis sobre cómo la cadena alimentaria aborda la producción, distribución, consumo y hogares, ampliando la complejidad y viendo cómo nos atraviesan las distintas dominaciones en esta cadena.

La transformación feminista de los trabajos de CUIDADOS pasa por la desprivatización, redistribución y corresponsabilidad social de los mismos, a través de políticas públicas, el impulso de las redes comunitarias feministas y la politización de los cuidados, tanto en la esfera privada como en la pública; sabiendo que hay que desdibujar la separación de ambas esferas.

Además resulta ya inaplazable el cambiar las condiciones de trabajo del empleo de hogar y exigir la ratificación efectiva del convenio 189 de la OIT.

Urgen POLÍTICAS PÚBLICAS que sirvan de palanca de cambio, orientando su cometido a la transformación social y la dilución de la división sexual del trabajo, integrando propuestas y medidas de un programa económico feminista.

Entre las emergencias sociales requerimos a la articulación de un Sistema Público de Cuidados y atención a la dependencia basado en criterio universalista, gratuito, con estándares de calidad aceptables y un desarrollo suficiente a través de la red de servicios públicos, en vez de prestaciones monetarias directas.

Incorporar la PERSPECTIVA DE GÉNERO EN EL PROCESO PRESUPUESTARIO a todos los niveles administrativos es una clave para avanzar en la construcción de una sociedad con valores feministas en la práctica.

Todas las personas involucradas en estas iniciativas debemos trabajar en red, construyendo y fortaleciendo alianzas tácticas y estratégicas dentro de las administraciones públicas y, especialmente, con el movimiento feminista, para conseguir que los recursos públicos se dirijan a hacer frente a las desigualdades y para generar transiciones justas con la vida.

De aquí al siguiente, nos seguimos acompañando y acuerpando en la lucha; y seguimos construyendo espacios y alianzas en los que cada vez somos más.

¡Nos vemos en Bilbao, en julio de 2021!

Deja un comentario