Genocidio contra las mujeres impide democracia

Marcela Lagarde, académica e investigadora feminista, acuñó el concepto de feminicidio como el genocidio contra mujeres que sucede, “cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales que permiten atentados violentos contra la integridad, la salud, las libertades y la vida de niñas y mujeres”. El genocidio contra las mujeres impide que se de una democracia real.

“Si el Estado tuviera perspectiva de género, si fuera entonces más democrático, no habría tolerancia social a la violencia hacia las mujeres y por lo tanto al feminicidio”.

Marcela Lagarde de los Ríos

Estas palabras formaron parte del contenido de la conferencia “Violencia feminicida y los derechos humanos de las mujeres” impartida por la doctora Marcela Lagarde, esta semana en Buenos Aires, ante representantes significativos de la Justicia local, de la política y los medios de comunicación, con trayectoria en la defensa de los derechos de las mujeres. El Observatorio de Género en la Justicia, liderado por la filósofa feminista Diana Maffía fue la entidad promotora, junto con el Centro de Formación Judicial del Poder Judicial porteño.

La reseña completa de la conferencia puede leerse en este artículo de Mariana Carbajal.

Marcela Lagarde fue diputada entre 2003 y 2006 y se destacó durante su gestión por llevar adelante una investigación sobre los crímenes de mujeres en Ciudad Juárez, para los que acuñó el término “feminicidio”. Junto con otras legisladoras impulsó la sanción de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida libre de violencia, vigente en México desde 2007. Y más recientemente, desde la sociedad civil, promovió la incorporación de la figura del feminicidio en los códigos penales estaduales: hasta el momento, señaló, se ha tipificado como delito en 14 de las 32 entidades del país.

 

También considera las muertes vinculadas con embarazos y abortos inseguros como “feminicidios”. En Argentina, se adoptó el término “femicidio” para los asesinatos de mujeres por razón de género.

Lagarde sostiene que los feminicidios, que pueden ser perpetrados por conocidos o desconocidos de la víctima, tienen en común que las mujeres “son usables, prescindibles, maltratables y desechables. Y desde luego, todos coinciden en su infinita crueldad. Son, de hecho, crímenes de odio contra las mujeres”.

La conclusión es evidente:

“Mientras no eliminemos la supremacía violenta de los hombres comunes y corrientes no podremos eliminar las violencias contra las mujeres y el feminicidio. Eso implica cambios sociales, educativos y jurídicos muy importantes: hay que cambiar la mentalidad de jueces y juezas que todavía tienen pensamientos de hace un siglo. Si no cambian las instituciones, no podremos avanzar.”

Fuente: [ El feminismo en la agenda política. Por Marina Carbajal ]

 

Comments

  • sin duda Lagarde también incluye la muerte social y no sólo el acto violento que determina la muerte física de las mujeres, analizo las últimas 5 centurias y no veo cambios significativos en la sociedad, en argentina las mujeres seguimos siendo como ganado, una poseción, más preciada cuando más bella , virgen o prolífica ésta sea , pasado ya un tiempo, y sin valor aparente, las mijeres dejamos de ser visibles, dejamos de ser sujetos deseables, laborales, productivos , estimables y ya no se gasta un centavo ni un gesto, ni de los entes oficiales ni de los hombres…

    claudia21/09/2013

Deja un comentario